Menu
Andrea López Arias

Andrea López Arias

Los parásitos externos en nuestras mascotas son más comunes de lo que creemos, así que, para evitar que les produzcan alguna enfermedad, es fundamental conocer los distintos tipos de antiparasitarios que tenemos disponibles.

COLLARES: a partir de los dos meses de edad.

En función del tipo de collar, tienen una durabilidad y campo de acción determinado, pero los más completos protegen frente a garrapatas, pulgas, flebotomos (insecto transmisor de Leishmania) y mosquitos culícidos. Su durabilidad oscila entre 4-6 meses.

En el caso de gatos, los collares protegen frente a pulgas y garrapatas y presentan tejido elástico para evitar problemas cervicales si se enganchan, en el caso de tener acceso a la calle.

El collar produce una liberación constante del insecticida determinado, que se extiende por toda la capa grasa de la piel de nuestra mascota. Por ello presenta efecto repelente, evitando que los parásitos se alimenten del animal y por tanto previniendo la transmisión de muchas enfermedades vehiculadas por ellos (anaplasmosis, ehrlichiosis, babesiosis, entre otras), además del efecto acaricida.

El collar debe colocarse ajustado al cuello para que actúe eficazmente, pero no excesivamente apretado, lo ideal es que quepa nuestro dedo entre el cuello de nuestra mascota y el collar antiparasitario. Además, debe mantenerse limpio para que el principio activo se libere adecuadamente; para ello, debe limpiarse con regularidad con un paño ligeramente humedecido. Es ideal que al bañar a nuestra mascota, retiremos el collar y lo volvamos a colocar cuando esté seco, de esta forma la eficacia no se ve reducida. Sin embargo, si entra en contacto con la lluvia no hay ningún problema.

PIPETAS: a partir de los dos meses de edad y con pesos superiores a 1,5 kg.

Se trata de una solución spot-on: debe retirarse el pelo a ambos lados hasta que sea visible la piel de nuestra mascota y aplicar el producto en la misma. El lugar para ello debe ser la zona entre las escápulas hasta la región lumbar (en función del tipo de pipeta se recomiendan unas u otras zonas). Tras su aplicación tópica, los principios activos se absorben a través de la piel llegando a sangre, pero también queda distribuida por la piel, de esta forma tiene efecto repelente anti-alimentación como en el caso de los collares. Es importante aplicar la pipeta acorde al peso del perro, pues presentan diferentes concentraciones de insecticidas. Las pipetas más completas para perros protegen frente a pulgas (huevos, larvas y formas adultas), garrapatas, flebotomos, mosquitos y moscas del establo. La durabilidad es de un mes después de su aplicación.

Si una pipeta formulada para perros se utiliza en un gato o éste lame al perro después de su aplicación, puede tener graves consecuencias, así que mucho cuidado. Existen en el mercado pipetas para tratar tanto parásitos externos como internos en gatos, además de las protectoras de la infestación de pulgas y garrapatas.

El momento idóneo del baño de nuestra mascota dependerá del principio activo de la pipeta en cuestión, unas recomiendan que se haga unas horas antes o después de su uso, mientras que la acción de otras se ve mermada si se baña dentro de las 48 horas posteriores a su aplicación. Por lo general, es preferible bañar a nuestra mascota y después aplicar la pipeta.

Ningún antiparasitario externo es eficaz al 100%, por lo que nuestra recomendación es mantener protegida a nuestra mascota durante todo el año y combinar collar y/o pipeta en época de riesgo + comprimido acaricida, del que hablamos a continuación.

COMPRIMIDOS FRENTE A PARÁSITOS EXTERNOS PARA PERROS: a partir de los dos meses de edad y con un peso igual o superior a 2 kg.

Son comprimidos masticables para el control de pulgas adultas y garrapatas (larvas y adultas) en perros, con una duración de entre 1 y 3 meses, en función del producto. Su acción acaricida es de suma importancia como complemento a collares y pipetas, puesto que éstos añaden efecto repelente y acaricida. Si una garrapata o pulga consigue atravesar esa primera barrera, este producto elimina al parásito sin necesidad de que se alimente del perro, evitando por tanto la transmisión de enfermedades. Debido a esto, y a que los comprimidos no tienen efecto repelente frente al mosquito transmisor de leishmaniosis, debemos utilizarlos como complemento y no como sustitutivo a los collares/pipetas.

CHAMPÚ Y SPRAY ANTIPARASITARIO

Indicados para eliminar pulgas, garrapatas y piojos presentes en el momento de su aplicación. No tienen efecto protector a largo plazo ni previenen la transmisión de enfermedades, pues el parásito se está alimentando del hospedador hasta que muere a causa de estos productos.

Para cualquier aclaración, o para ampliar esta información, recordad que siempre tenéis disponibles a nuestros veterinarios.

Miércoles, 17 Febrero 2016 00:00

Nutrición en la especie canina (Sénior)

Como en artículos anteriores (nutrición de la especia canina, cachorros y adultos), contaba cómo el alimento debe estar adaptado a las necesidades nutricionales y energéticas de nuestro perro a lo largo de toda su vida, hablaremos sobre la nutrición canina de los perros de edad avanzada

PERRO DE EDAD AVANZADA

Cuando un perro se hace mayor pasa por dos etapas. En primer lugar, alcanza la edad madura, en la cual sus células comienzan a envejecer pero los cambios físicos son imperceptibles; después pasa a la etapa sénior, donde los signos de envejecimiento sí son visibles. La tasa metabólica en reposo disminuye con la edad, al igual que el tejido muscular, mientras que aumenta el tejido adiposo. Todo ello combinado con la disminución de la actividad física, hace que las necesidades energéticas sean menores.

Desde un punto de vista nutricional, los objetivos son prolongar la calidad de vida y prevenir y tratar determinadas enfermedades. Por ello habrá que mantener el peso óptimo de nuestro perro, gracias a la disminución del contenido de grasa en el pienso (adaptado a perros mayores), y seguir un racionamiento adecuado. Este pienso contiene antioxidantes para retrasar los efectos del envejecimiento celular causado por los radicales libres; nutrientes como prebióticos, proteínas e hidratos de carbono muy digestibles, para favorecer el proceso de digestión; ácidos grasos omega 6 y vitaminas del grupo B, entre otros, para preservar la calidad de la piel y el pelo; ácidos grasos omega 3 y un contenido restringido de fósforo para prevenir o ralentizar la insuficiencia renal en perros mayores.

Recordad que existen en el mercado dietas formuladas específicamente para tratar enfermedades o trastornos en nuestras mascotas (alergias; tendencia al sobrepeso; sensibilidad digestiva; cálculos urinarios, etc).

En un artículo anterior, hablábamos de la nutrición en la especie felina cuando eran cachorros. En este os contamos la nutrición del gato adulto y de aquellos de edad avanzada.

GATO ADULTO

El alimento ha de estar adaptado al modo de vida (interior/exterior); condición física; sensibilidades; esterilización, etc.

Modo de vida: los gatos que tienen acceso a pequeños recintos exteriores consumen un 10 % más de alimento que los gatos que viven en interior. Si pasa mucho tiempo en el exterior, el pienso debe ser concentrado en energía (materias grasas).

El gato emplea un 30 % de su tiempo en acicalarse, por ello ingiere 2/3 del pelo que muda. En el tracto digestivo se compacta y forma bolas de pelo que la mayoría de las veces se eliminan por las heces (o vómitos), pero pueden causar graves consecuencias como obstrucción intestinal. Hay factores que agravan el problema: períodos de muda; estilo de vida, los gatos de interior son más propensos al invertir mayor tiempo en asearse; y la longitud media o larga del pelo.

Por todo ello, es de suma importancia administrarles malta y un pienso con ingredientes que favorezcan la eliminación de las bolas de pelo (la celulosa y el psyllium absorben agua y mejoran la viscosidad del contenido intestinal, estimulando el tránsito).

Aunque la esterilización es muy beneficiosa existe riesgo de obesidad: al extirpar una importante fuente de hormonas (sexuales), el metabolismo basal del gato disminuye, por lo que si lo alimentamos con el pienso que comía anteriormente, va a ganar peso. Por ello, se recomienda cambiar el pienso a uno formulado para gatos esterilizados.

GATO DE EDAD AVANZADA

A partir de los 12 años de edad, los signos de envejecimiento empiezan a ser visibles. Al contrario de lo que sucede en el perro, la cantidad de energía que necesita el gato va aumentando con la edad, ya que disminuye su eficiencia digestiva (no asimilan todos los nutrientes de forma efectiva).

Además de la precisión energética en el pienso de gatos mayores, también encontramos otros ingredientes destinados a mejorar la calidad de vida de nuestro gato: ácidos grasos omega 3 y 6 para preservar la calidad de la piel y el pelo; antioxidantes frente al envejecimiento celular; glucosamina, condroitina y leucina para favorecer la función articular; restricción de fósforo para ralentizar la progresión de la insuficiencia renal; entre otros.

También es importante que la croqueta sea más blanda para facilitar la masticación.

Recordad que existen en el mercado dietas formuladas específicamente para tratar enfermedades o trastornos en nuestras mascotas (alergias; tendencia al sobrepeso; sensibilidad digestiva; cálculos urinarios, etc).

El perro es un mamífero con régimen semicarnívoro, puesto que es capaz de adaptarse a una dieta omnívora, a diferencia del gato.
Come de una a tres veces al día (lo ideal es que sean mínimo dos); la comida tiene valor social para él, lo cual es útil para su adiestramiento y presenta un comportamiento “glotón”.
Todas estas particularidades repercuten directamente en la nutrición de la especie.

El alimento debe estar adaptado a las necesidades nutricionales y energéticas de nuestro perro a lo largo de toda su vida.

GESTACIÓN, LACTACIÓN Y DESTETE DE LOS CACHORROS

La gestación dura alrededor de 63 días pero al hablar de nutrición la diferenciamos en dos etapas: los dos primeros tercios y el último tercio de la gestación. En la primera etapa, es importante que la perra siga con el mismo pienso (siempre de buena calidad), pero controlando la ración para evitar que engorde y tenga problemas en el parto (no debe aumentar un 10% de su peso).

El último tercio de gestación coincide con la etapa en la que se está mineralizando todo el esqueleto de los fetos y formando sus tejidos. Esto significa que las necesidades proteicas y energéticas de la madre van a ser más elevadas, al igual que las necesidades de calcio, necesario para la producción de leche.

La lactación es el periodo de la vida de la perra en el que va a necesitar más energía (va a llegar a producir 3 veces su peso en leche). El pienso idóneo durante el final de gestación y la lactación es el de destete o starter (formulado para cachorros), por ser más concentrado en energía y nutrientes.

En el caso de que los cachorros no puedan alimentarse de su madre, se les dará leche maternizada (debe estar a 37 ºC, para que la digieran bien y administrarla cada 3 horas durante la primera semana).

El destete es una fase de transición digestiva que permite al cachorro pasar paulatinamente de una dieta líquida a un alimento sólido. Sobre la 4ª semana de vida, se debe mezclar un pienso de destete ó starter con leche maternizada y hacer un alimento pastoso para el cachorro. Irá incrementándose la proporción de pienso hasta la 5ª semana. A partir de este momento, sólo ingerirá pienso de destete, el cual refuerza las defensas y es altamente digestible. En torno a la 7ª semana, se sustituye por un pienso de crecimiento para cachorros.

2. CRECIMIENTO DEL CACHORRO

El crecimiento es el periodo más delicado de nuestro perro, pues condicionará el resto de su vida.
Dada la gran variabilidad de tamaños en la especie canina, deben respetarse las necesidades específicas de cada uno de ellos para garantizar su desarrollo armonioso.

Los animales de razas pequeñas presentan un crecimiento rápido y explosivo, por ello el pienso es más energético; mientras que los cachorros de raza grande o gigante, presentan un crecimiento más lento dividido en dos fases: el tejido óseo se desarrolla más rápido, de tal manera que la estatura del cachorro aumenta rápidamente, mientras que la masa muscular se desarrolla más lentamente y bajo la influencia de las hormonas sexuales durante la pubertad. Por todo ello, los cachorros de razas grandes corren mayor riesgo de desarrollar patologías locomotoras si la alimentación no es adecuada.

Cualquier pienso de cachorro tiene que reforzar sus sistemas inmunológico y digestivo, pues se encuentran en pleno desarrollo. Por ello, hay que proporcionar piensos muy digestibles, de buena calidad, repartir las tomas para no sobrecargar el estómago y controlar las raciones para evitar sobrealimentación, la cual alteraría su crecimiento.

Los excesos de calcio también son peligrosos, el pienso está formulado para que reciban la cantidad óptima durante la etapa de crecimiento, por lo que una dosis extra de calcio provocaría graves trastornos articulares.

En otro artículo, nutrición de la especie canina (adultos y sénior), hablaré sobre la nutrición de los perros de edad avanzada.

Recordad que existen en el mercado dietas formuladas específicamente para tratar enfermedades o trastornos en nuestras mascotas (alergias; tendencia al sobrepeso; sensibilidad digestiva; cálculos urinarios, etc).

Página 1 de 2
Joomla SEF URLs by Artio